Danistorias, un blog diferente al resto

Dani y sus historias

¿Qué necesitas para desarrollar el Visual thinking?

Desde su aparición en escena, el visual thinking se ha posicionado como uno de los mejores métodos para transmitir un mensaje. Su comprobada efectividad para la enseñanza a nivel escolar ha permitido a muchos creativos explorar el mundo del arte y expandir sus horizontes, para superar los muros de las aulas hasta llegar a salones de conferencias.

Esto ha llamado la atención de muchas empresas que han descubierto todas las ventajas de la aplicación de esta estrategia en el ámbito laboral; y cuando empieza a crecer el público, solo aquellos que puedan satisfacer sus necesidades con una buena oferta triunfarán.

Ahora bien, el visual thinking es una de esas actividades que todos podemos llevar a cabo porque no se necesita de un título especial para ello, pero esto no quiere decir que nodebamos estar correctamente preparados. Y esa preparación abarca tanto los recursos materiales como aquellos intangibles pero que forman parte de nosotros otendríamos que ir cultivando hasta desarrollarlos.

Es como celebrar una boda; para ello se necesitan recursos materiales: el alquiler de carpas, manteles, mesas, sillas, sonido; pero también de otros como el amor entre la pareja y el afecto de los familiares y amigos invitados para crear un clima ideal.

Del mismo modo todo aquel que aspire aplicar el visual thinking necesitará de una pizarra y marcadores u otros recursos para anotar las ideas, pero también de la creatividad para elaborar mapas mentales y conceptuales apropiados para transmitir eficazmente la información.

Un toque de imaginación

La pizarra, los marcadores, la hoja de papel y demás recursos materiales son de fácil consecución, pero no podemos decir lo mismo de la creatividad.

Algo en lo que coinciden muchos expertos es en que la capacidad de imaginación es una cualidad innata de los seres humanos, todos los niños la tienen, pero como no todos la nutren, eventualmente se debilita. Lo que significa que si no podemos definirnos como personas creativas, necesitamos de un esfuerzo extra para desarrollar nuestra imaginación, porque ésta es fundamental para poder realizar los mapas mentales.

La poseamos o no, todo se perfecciona con la práctica. Pero especialmente si sentimos que la creatividad no es nuestro fuerte, no tenemos por qué desanimarnos, ya que el visual thinking es más habitual de lo que pensamos.

De hecho, con toda seguridad en algún momento de nuestras vidas hemos explicado a un amigo la ruta para llegar a un lugar haciendo dibujos en un trozo de papel o hemos realizado la típica explicación del ciclo del agua.

Esos, son ejemplos del visual thinking, en un nivel muy básico claro está, pero si podemos hacer esto, también podremos desarrollar ideas más complejas. Simplemente necesitamos tener a nuestro alcance los recursos apropiados.

Comments are currently closed.